IMPORTANCIA DE LA IMAGEN CORPORAL EN LOS NIÑOS Y NIÑAS EN EDAD PREESCOLAR

" Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento"

Albert Einstein




Cabe considerar que si se quiere acabar o mejorar los estereotipos actuales en los que se desarrolla la sociedad, es bueno que desde pequeños a los niños se les enseñe su imagen corporal y el amor hacia su propio cuerpo. La imagen corporal es la representación visual que pueden hacer las personas de su propio cuerpo; o como bien lo definía Raich, (2000) “es un constructo complejo que incluye tanto la percepción que tenemos de todo el cuerpo y de cada una de sus partes, como del movimiento y límites de éste, la experiencia subjetiva de actitudes, pensamientos, sentimientos y valoraciones que hacemos y sentimos y el modo de comportarnos derivado de las cogniciones y los sentimientos que experimentamos”.[1] De acuerdo a lo anterior se puede reflexionar sobre todo lo que implica tener una buena concepción acerca de cómo se piensa, siente, actúa y cómo funciona cada parte del cuerpo.


El niño a medida que va creciendo va conociendo su esquema corporal e imagen corporal en un proceso pausado y lento, muchas investigaciones justifican “el neurodesarrollo del bebé y el niño de acuerdo con el conocimiento del propio cuerpo”[2]; por eso se da la etapa de exploración del cuerpo de los niños, y muchos tocan su partes íntimas, otros observan sus extremidades y algunos se ponen frente a un espejo para analizarse detalladamente. Entonces es ahí cuando los niños sin saber desde pequeños van desarrollando los conocimientos de esquema corporal e imagen corporal. Además el desarrollo de la imagen corporal implica, por lo tanto, múltiples redes neuronales que tendrían una participación imprescindible de estructuras de origen subcortical, como la amígdala, que controla procesos centrales de tipo emocional; la ínsula, que se encarga del reconocimiento emocional, de colorear emocionalmente la experiencia; el llamado córtex orbitofrontal, que integra los procesos cognitivos con los emocionales; el hipotálamo controla de forma estable el peso de nuestro cuerpo, hecho que contribuye a la mejora de nuestra propia imagen[3]. Estos quiere decir que el cerebro juega un papel crucial para la formación y el desarrollo de esta imagen.



Sin embargo cuando buscamos elementos propios de la praxiologia motriz, definida por Parlebas, (2001) “Ciencia de la acción motriz y especialmente de las condiciones, modos de funcionamiento y resultados de su desarrollo”[4]; se puede partir por ejemplo de conceptos como la imagen corporal que permite desarrollar propuestas sobre movimiento donde intervienen áreas como la cognitiva, psicoafectiva y psicomotriz, que en conjunto le permiten al niño el desarrollo de su equilibrio, tono muscular, control postural y dominio de sus movimientos poniendo en marcha la acción motriz definida por Parlebas, (2001) “Esquema de organización de una acción motriz que se expresa como una sucesión ordenada y automatizada de componentes motores programados, que llevan el cumplimiento de la tarea motriz fijad.”[5] A través de la imagen corporal el niño puede llegar a tomar conciencia del mundo que lo rodea, organizar su lateralidad y estructurar la espacio-tiempo y ritmo.


Al mejorar el reconocimiento del cuerpo el docente le está permitiendo al niño y la niña desarrollar destrezas para desplazarse, seguir una dirección, posicionar su cuerpo y coordinar sus movimientos; esto contribuye al reconocimiento de sí mismo, de los demás y del establecimiento de las relaciones interpersonales, logrando la disposición y el dominio apropiado para adaptarse ya sea en el entorno escolar o social.


La influencia de los padres también tienen una gran importancia sobre la construcción de la imagen corporal en los niños, una buena manera para enseñar es el ejemplo, cuando en casa los padres se cuidan en términos físicos y nutricionales, sus hijos aprenden de manera sorprendente lo que sus padres reflejan. Por lo general las madres tienden a hacer comentarios negativos sobre sus cuerpos, a realizar diferentes dietas y practicar diferente métodos que les permita bajar de peso, cuando el niño vivencia eso así mismo va creando en su mentalidad todo lo que observó; algo gravísimo es que si los padres están a dieta o comen alimentos dietéticos, no es necesario que los niños también lo hagan; también es bueno hacerle cumplidos, como “qué bello eres”, “qué estás haciendo que cada día te ves más bella”, así no lo crean este tipo de frases para los niños son muy motivantes para quererse. Es bueno que los padres, escuchen a sus hijos sobre lo que opinan de los demás, cómo se perciben así mismo; les brinden cariño, promuevan la actividad física no solo para una vida saludable, sino para que conozcan su cuerpo, para esto es bueno el yoga o el baile; también como padres no es bueno que hagan comentarios hirientes, que los pongan en burla o que utilicen sobrenombre, o estar diciéndoles diferentes estereotipos; o hacer un adecuado uso frente a la televisión y la internet, ya que estos frecuentemente están transmitiendo mensajes que refuerzan la estereotipación


En concordancia con lo anterior todas las vivencias del niño y el ambiente sociocultural pueden afectar positiva o negativamente la imagen corporal que los niños van construyendo.



BY Anyelith Mendez/Docente GCF

 

[1] RAICH, Rosa Maria. Imagen corporal. Conocer y valorar el propio cuerpo. 1ª edición. Madrid, Ediciones Pirámide. 2001.


[2] ORTIZ, Tomas. Cómo crea el niño su imagen corporal. [en línea], [revisado 23 Septiembre 2015]. Disponible en Internet: http://www.desarrolloinfantil.net/desarrollo-psicologico-infantil/como-crea-el-nino-su-imagen-corporal


[3] Ibid.


[4] PARLEBAS, Pierre. Juegos, deportes y sociedad. Léxico de praxiología motriz. 1a edición. Barcelona, Editorial Paidotribo. 2001


[5] Ibid.

405 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo